21 de abril de 2016

Cerezo: lo escucho y me produce... la sensación exacta que supongo que me da es la de llenar el silencio y tapar el llanto y el pensamiento y el análisis y cualquier intento de ser con palabras huecas, absolutamente huecas que suenan bien y parecen sencillas pero tienen garras, tapan, ahogan el espanto, lo acallan, casi como ciertas drogas que sirven para ahogarlo todo... 
Y cuando canta (acabo de oírlo, él quería ser la Bomba Tucumana), canta ¡¡con las notas, do, si, sol...!! Y ahí muestra la hilacha: él sabe, él tiene cultura musical, lee partituras... No canta con las palabras porque para él las palabras son notas, sonidos solamente... No ve el otro lado que tienen, el significante. El lenguaje de este gobierno es música en el peor de los sentidos: música para dominar, no música para entender, música para aturdir... Ajjjjj.

No hay comentarios: