31 de octubre de 2017

Ayer, antes de una noche horrible (me dormí a las 2 de la mañana, y ni la melatonina pudo nada..., creo que entre Gils Carbó y los líos personales..., bueno, yo tengo el sueño muuuy difícil), terminé de ver el último capítulo de la temporada 1 (única que pienso ver) de Riviera. No la vean, es mi consejo. Al principio, parecía interesante porque trataba de la relación del dinero con el mercado del arte (arte de millones, claro, Miró, Picasso, etc) y estaba Julia Stiles que a mí me gustó siempre. Pero hace años que no veo algo tan malo. Es raro que yo la terminara..., suelo abandonar por la mitad las cosas que no me gustan, libros, películas, lo que sea, a menos que tenga obligación de leer o ver. Creo que es necesario. Pero esta la vi. El nivel al que el guión derrapó en la nada, en la inconsistencia y al final, hasta en la destrucción de los personajes (cada vez menos lógicos desde la verosimilitud) es..., bueno, para la comedia. Y claro..., el trasfondo es ese "los ricos no piden permiso" que yo odio tanto. En fin..., un desastre. Ahora, a seguir con Outlander.

No hay comentarios: