2 de diciembre de 2016

Y anoche, en casa, a solas, me vi "La chica danesa", en el cable claro. (Soy antigua con la tele, siempre lo digo). Al contrario, me habían hablado mal. No me pareció tan terrible. Me pareció un 6, digamos... Me gustó mucho la iluminación, me gustaron los trabajos, el de la mujer más que el de él-ella, y sobre todo me interesó la historia (que es una historia real). El final..., si no fuera el de la realidad, me parecía la típica advertencia pacata: no hagas esto porque... Pero hay una escena de felicidad antes, de alegría y eso creo, quiere compensar. Y por otra parte, es lo que pasó. Me parece bien que, con errores o no, se cuenten historias sobre los diferentes que la sociedad no comprende o deja afuera y la necesidad de ser lo que se es. De todos modos, la historia en sí no rompe el par binario hombre-mujer, lo reafirma pero es la historia elegida. No he visto demasiado de cine sobre identidades fluidas todavía.

1 comentario:

Jorge Prinzo dijo...

No pude evitar recordar El poeta danés, de Torill Kove, ¿lo habrá visto? La autora tiene otras dos obras recomendables.
Que tenga una buena semana.