12 de mayo de 2017

En estos días, sola en la planta alta (Odi no va a poder subir como por un mes), miro la tele. Terminé la fabulosa Sherlock, que me gustó enormemente, casi la misma emoción simple (infantil, si se quiere, pero lo necesito) que me dieron los libros de Conan Doyle cuando tenía 12 y los leí por primera vez. Y estoy viendo alguna otra como The White Princess y The Halcyon. Pero además vi dos películas. Las recomiendo. Una, Monsieur Chocolat era francesa (no es lo mío pero acá me interesé porque era tema de raza y me gustó mucho), sobre el primer payaso negro en Francia... Impresionante la historia (más allá de la película). Los payasos me aterrorizan y nunca los disfruto (nada de ese humor físico cruento) pero la historia dice mucho porque cuando el hombre quiere hacer de Otelo, Francia reacciona (tan abierta siempre) y lo repudia y termina golpeado y pobre. Muy interesante. Y la otra The Private Lives of Pippa Lee, de una mujer, Rebecca Miller, interesante, sobre una mujer de clase baja que asciende en la sociedad a a través de un matrimonio con un hombre mucho mayor. La verdad es que la pasé bien viéndola y los diálogos me parecieron interesantes y creíbles. No es la gran película pero ALan Arkin y Robin Wright están muy bien. Keanu..., bueno..., hace de cara de piedra pero pasa...

No hay comentarios: